Cuando el silencio me ahoga, enciendo la radio y me llegan de un planeta lejano voces que apenas comprendo: ese mundo tiene su tiempo, sus horas, sus leyes, su lenguaje, preocupaciones, diversiones que me son radicalmente extraños.
Simone de Beauvoir.







A modo de diario fatal.

Yo no sé ser graciosa como Alicia. No tengo esa cosa natural, no tengo mucho sentido del humor. Sigo en mi línea de destruir para construir.
Ahora pretendo adelgazar y bueno, es cierto, he dejado atrás siete kilos y medio, algo equivalente a una garrafa de agua de esas grandes que uno se trae del supermercado, y visto así no es cosa pequeña, pero ahora, en esta noche de viento que viene del mar, ¿hay algo mejor que eso? esta noche, me pregunto, qué hago con este vacío tan vacío y horrible dentro de mi tripa, de mi corazón. La comida siempre ha tenido una función tranquilizadora en mi vida, llamémoslo vía de escape, llamémoslo ansiolítico. Estar sola, una novela que me guste y algo de comer y para qué más, sabes lo que quiero decir. Para qué nada más si esto es la paz, la calma, la perfección del presente extinguido. Ahora que hace un mes que no como nada, absolutamente nada, dulce. Que no como pan, que no como patatas, que no como arroz ni pasta ni nada sabroso, he estado tan contenta de estar más delgada y gritando a los cuatro vientos mis pérdidas, llegando incluso a su anuncio en el facebook (por dios) sin pensar en que, vale, más guapa sí, ¿pero qué vas a hacer con todo este vacío? ¿Lo vas a llenar follando? ¡Ja! ¿Lo vas a llenar haciendo ejercicio y quemándote en un gimnasio? ¿Podrás convertirte en atleta y eso te calmará, te hará sentir un ratito de paz? ¿Crees que alcanzarás cierto estado de relajación si comienzas a practicar la meditación trascendental?¿Podrás, de todas formas, cuando todo esto acabe, terminar? ¡Ohhh! ¡La respuesta querida, es NO! Que no y que no, que esto no va a parar nunca, que pensé que la obsesión por la comida podría sustituirla por la obsesión por la NO COMIDA, esto me parecía algo viable, al principio. Después de treinta y cuatro días mi nivel de frustración va aumentando, esta horrible sensación que no sé de dónde viene, de yonki estremecido y sorprendido en la noche, porque no sabe qué lo que consumía era tan sumamente adictivo y este "me falta algo", que no es exactamente la comida pero que esos momentos engullendo y trangando, podían, de alguna manera, silenciar, y en fin, podría drogarme pero la droga que más me gusta de todas formas da apetito... ¡venga! ¡qué más da! ¡de perdidos al río! pues sí, solo faltaba, encima, dejar de fumar. Un desastre.
Y vengo casa y me lavo la cabeza, una maraña de enredos monumental me pilla desprevenida al extender el champú y después cantidades ingentes de suavizante del bueno. Y no encuentro el famoso peine tenedor que "no te rompe el pelo" y todo es un desastre, yo soy un desastre de mujer, muy desordenada y completamente loca, desquiciada, odio mi trabajo y madrugar y las cosas que se enroscan y odio el aire acondicionado, prefiero sudar, coño, sudar, a eso hemos venido aquí para eso es el puto verano, para sudar, sudarla bien. Qué asco de mundo, joder- le da a uno por gritar cosas así, pero introvertidamente.

Y no me he arrancado la cabeza de milagro con un peine de cerdas microscópicas de abuelo semi-calvo que había por casa y quería arrancarme el pelo y quemarlo todo y he roto el reproductor de cedés del baño por mis santos cojones, con una botella de suavizante de ese verde horrible que venden por litros y que te saca de un apuro, lanzándolo contra el aparato porque total, funcionaba mal y Kiko Veneno (sí, qué pasa!) tartamudeaba contribuyendo a mi locura, y en fin, que a veces todo se tuerce y en realidad la torcida soy yo y necesito un cambio de look un cambio de vida, qué sé yo, un peine nuevo, más orden en mi casa, un pollazo, cualquier cosa que me haga poner los ojos en blanco. Quinientos euros, tal vez una reencarnación.

Luego para colmo moqueando y con las aletas de la nariz en carne viva, expectorando bajo el chorro de aire frío que escupen esos aparatos infernales, he pensado que es muy probable que tenga la gripe A.

Estaba sonando su teléfono en la habitación de al lado.

Las personas que bailaban trituraban mi energía, mírame, con
una mochila a cuestas, tan cansada de pensar en todo lo que
sale mal.

Abandono.

Trece es el número de mi sombra, con los nudillos hechos puré, voy dejándome los puños en las mesas y un astrolabio por muy bien que suene, no es un regalo para mi.
Así que dejaré un reguero de pólvora, todo el camino, hasta
tu casa, con el corazón como explosionando y corriendo una carrera de diminutivos y
heces, hilos pequeños que nos sujetan,

el cuadro con tu rostro- te digo- ahora te pareces más
con el pelo corto, al dibujo.

Tengo miedo y sexo que es rojo y es abierta una nube de algodón para cualquiera
flotan las parejas en el aire con siete brazos y chimeneas negras, las mariposas y
los cabarets se clavan aquí por cuántos años.

Pienso en ti como en arcada y en la nuca el espasmo que se cobra las vidas,
nuestras vidas son risas a medias con los dientes rotos y sin mejillas
sueño que follo con el suicida y que tú mueres en el barro, todas las cosas vuelan en
el aire, un dibujo en el que salimos Rafa y yo, especialmente apreciado, lo veo
alejarse en la tormenta
.
El impulso era reconocer que soy carnívora y soy pedestre, que miro al hombre que
rompía los vasos y qué decir que haría cualquier cosa por, por cinco minutos
borrarte.

Palabras que no nos gustan.

Dicotomía. Realidad. Arritmia. Procesar. Ajenjo. Raquítica. Enclenque. Bótox. Enjundia. Idiosincrasia. Hiperventilar. Colación. Miedo, ansiedad, lexatín, bajón, sola, gorda, siempre, otra. Madrastra, hijastro, mujerzuela, epíteto, bofe, cachicamo, sarro. Reglosa. Hermenéutica, Diacrónico y sincrónico, epocal, epistémico/ca. Padre, Madre, Pescado. Instruir, pollito, anémona, libertinaje, zozobra. Pretension, desproposito,recelo, celos, posesión, cargo, despedidga, grande, dependencia, soledad, menosprecio, descompás, murmullo, barullo, .....ismo. Referente. Hagiografía. Solidario. Válido. Implementar. Proyecto. Orgánico. Felicidad. Zote. Crematístico. Cuchipanda. desilusion, desamor, rutina, hipocresia, maltrato, ansiedad, depresion, vacio, muchedumbre, hambre,























Dime tus palabras odiadas pinchando aquí, voy añadiendo las que me enviais.































































































































Seguidores

Pills (Fácil) Poemas de la última semana en casa.

Pills (Fácil) Poemas de la última semana en casa.
Editado por Baile del Sol.

Libro de Voyeur

Libro de Voyeur
Ediciones del Viento, 2010

¿Qué nos han hecho?

¿Qué nos han hecho?
IslaVaria, 2007

Hank Over (Un homenaje a Charles Bukowski)

Hank Over (Un homenaje a Charles Bukowski)
Editado por Caballo de Troya, 37 autores.

23 Pandoras. Poesía alternativa española.

23 Pandoras. Poesía alternativa española.
Editado por Baile del Sol

Sigue leyendo...