Cuando el silencio me ahoga, enciendo la radio y me llegan de un planeta lejano voces que apenas comprendo: ese mundo tiene su tiempo, sus horas, sus leyes, su lenguaje, preocupaciones, diversiones que me son radicalmente extraños.
Simone de Beauvoir.







Otra pequeña entrada en el diario fatal.

“ La gente no se atreve a decir que siente odio.
Pero el odio es una pasión más interesante aún que el amor”

Luis Landero.

El hombre vino y me sonrió. Asentía continuamente. Era simpático y guapo, con un peso de 126 kilos. Verlo con sus hijas me llena de satisfacción, eso pone una sonrisa en mi cara. Las niñas tendrán 13 años y son también enormes y con coloretes. Todos ríen y se tocan, juegan y no disimulan. Y yo quisiera formar parte de esa pequeña gran familia. Le pregunto la edad a una de las niñas. He pensado que tiene 12 y he acertado. Esta tarde me siento mejor. Puedo hablar y hablar con Guillermo y escribir tranquila, con cierta confianza en el futuro y con la seguridad que sólo puede dar el presente.
Proceso de extirpación. Molesto a ratos, doloroso a otros, insoportable a veces, liviano en las ocasiones en las que visualizo un futuro distinto en el que habrás curado la sífilis con penicilina y yo estaré enamorada de un poeta de anchas espaldas que me amará para siempre y con el que tendré algún hijo robusto, viajaremos en una caravana a la costa andaluza, leeremos al atardecer mientras el niño duerme tranquilo y al mismo tiempo tú follas sudoroso en cualquier hotelucho en Barcelona, Madrid, La Coruña o en culo del mundo. Yo ya te habré olvidado y tú a mi me olvidaste mucho antes. Ya no importará para ninguno de los dos. O incluso … mira, incluso mejor: Un futuro a cortísimo plazo en el que estoy sola y contenta. En el que me la suda todo y puedo incluso ser una buena amiga, azote de imbéciles y troleros.
La chica fea de gran nariz colorada mira alrededor todo el tiempo. Se sabe fea y le da vergüenza, quiere follarse a todos los tíos, la imagino taladrándose con algún objeto contundente por las noches, pensando en esos tipos de la fila con grandes cráneos calvos, con esos cogotes pronunciados y casi marcianos. El chico universitario (ha tenido a bien hacerme saber que estudia químicas supongo que pretendiendo distinguirse del resto de humanoides que pululan esta tarde por aquí) es sin duda el más interesante tan sólo a la vista. Es curioso como en este pueblo la mayoría de los hombres tienen el cogote pronunciadísimo y las mujeres son jodidamente feas. Ellos tienen los cuerpos pequeños (los gigantes de antes fueron la excepción yo que creía que esta tarde iba a divertirme)
Cuando rabio soy un peligro. Me gustaría poder coserme la boca, pero eso nunca se me ha dado bien. Pese a todo me reprimo. Por eso de pronto surgen blogs secretos como setas donde descargarlo todo porque … alguien habrá de leerlo, si no ¿qué sentido tiene escribir sobre ello?
Cuando pasan estas cosas llego a conclusiones como que por ejemplo confundo el amor con otras cosas que no tienen nada que ver, como la adoración o el deseo. Yo creo que cuando amas a alguien siempre has de desearle lo mejor, pero por lo que sea a mi me resulta imposible, así que supongo que en realidad no se trata de amor lo que me duele si no una “tocada de cojones” lo que me molesta. Y eso que no tengo, gracias a dios, estos atributos pero creo que es una frasecita bien gráfica que explica muy bien el inicio de la temida sensación: la rabia.
Algún día seré vieja y fea y no quiero seguir perdiendo el tiempo con tonterías. Así que voy a tratar a partir de ahora (y sirva este pequeño texto como confesión) de olvidarme del tema y seguir como si nada. Tengo por seguro que lo conseguiré. Mañana estaré mejor. El fin de semana me voy de viaje a un precioso pueblo de Alicante donde pasearé, fumaré hierba, escribiré y estaré tranquila y en paz conmigo misma. También follaré (información adicional) pero por placer y no por despecho. Por gusto y no por rabia. Estaré bien, las cosas van a cambiar, y yo estaré bien. Posiblemente tú estés todavía mejor pero me temo, querido, que la autoestima del ego es algo tan efímero como un cigarrillo encendido entre los dedos. Y cuando caiga (dios no lo quiera) esa colilla no voy a estar ahí con mi encendedor plateado dispuesta a darte fuego de nuevo.
Hay decisiones con las que uno debe ser implacable. A mi me cuesta mucho, siempre he sido indecisa y siempre dejo las cosas para última hora. Cuando ya no hay más que hablar, cuando no se puede más, tiendo a llevarlo todo al extremo, algo que no es muy funcional. Pero bueno, poco a poco voy a aprendiendo. Y comprender desde este pueblo perdido en un Valle, a muchos kilómetros de la ciudad que lo que me mueve en este caso no es otra cosa que el orgullo herido, todo deja de tener tanta importancia y me lo tomo como algo que habré de solucionar. Si la sangre hierve al final se convierte uno en una tapa de bar. Y no queremos eso, safrika, no queremos eso.
Un problema mío, que apenas tiene que ver contigo. Casi lo mismo que explicaba en este poema que sigue, pero al revés.


Cuando tú te marchas mi reflejo nunca acaba de ser el mío
Trato de recomponerme, como un puzzle promocional
En un vertedero, con las piezas grandes, rudas, de cartón malo.
Y por muy rápido que escriba
…………..Por mucho que escriba,
…………por muy oscuro o fugaz que sea ………………….lo que escriba
Nunca es suficiente para salvarme, ni por su luz ni por el nervio que imploro.
Ni por el hierro en la sangre ni por la sordidez ni por ese gesto, ¡por favor!
Cuando doblas un poco la cabeza recién salido de la ducha y echas
El cabello mojado a un lado
Me parece ver a dios, y no tiene nada que ver contigo, creo.
Soy yo.
Esas visiones me salvan de la asfixia.



Y es que no me importas tanto. Soy yo, soy yo la que SE importa. Por eso no tolero más nada de todo este circo con muchos muchos muchos… demasiados payasos.

3 pulsaciones:

Pedro Montealegre dijo...

Safrika: Tienes una escritura pasional. Me recuerda a veces a Sylvia Plath. Hay otra gran poeta chilena que se llama Malú Urriola: rastrea algunos de sus poemas y creo que te pueden gustar. Me están saliendo puros asonantes terminados en A (heheheh). Te sigo leyendo. Pedro

Pedro Montealegre dijo...

Safrika: Tienes una escritura pasional. Me recuerda a veces a Sylvia Plath. Hay otra gran poeta chilena que se llama Malú Urriola: rastrea algunos de sus poemas y creo que te pueden gustar. Me están saliendo puros asonantes terminados en A (heheheh). Te sigo leyendo. Pedro

Jody dijo...

claro que las cosas van a cambiar, claro, nena. (aunque tu no quieras)

¿Y este arrebato de abrir puertas y ventánas de tu alcoba para ver como la tienes decorada?

Palabras que no nos gustan.

Dicotomía. Realidad. Arritmia. Procesar. Ajenjo. Raquítica. Enclenque. Bótox. Enjundia. Idiosincrasia. Hiperventilar. Colación. Miedo, ansiedad, lexatín, bajón, sola, gorda, siempre, otra. Madrastra, hijastro, mujerzuela, epíteto, bofe, cachicamo, sarro. Reglosa. Hermenéutica, Diacrónico y sincrónico, epocal, epistémico/ca. Padre, Madre, Pescado. Instruir, pollito, anémona, libertinaje, zozobra. Pretension, desproposito,recelo, celos, posesión, cargo, despedidga, grande, dependencia, soledad, menosprecio, descompás, murmullo, barullo, .....ismo. Referente. Hagiografía. Solidario. Válido. Implementar. Proyecto. Orgánico. Felicidad. Zote. Crematístico. Cuchipanda. desilusion, desamor, rutina, hipocresia, maltrato, ansiedad, depresion, vacio, muchedumbre, hambre,























Dime tus palabras odiadas pinchando aquí, voy añadiendo las que me enviais.































































































































Seguidores

Pills (Fácil) Poemas de la última semana en casa.

Pills (Fácil) Poemas de la última semana en casa.
Editado por Baile del Sol.

Libro de Voyeur

Libro de Voyeur
Ediciones del Viento, 2010

¿Qué nos han hecho?

¿Qué nos han hecho?
IslaVaria, 2007

Hank Over (Un homenaje a Charles Bukowski)

Hank Over (Un homenaje a Charles Bukowski)
Editado por Caballo de Troya, 37 autores.

23 Pandoras. Poesía alternativa española.

23 Pandoras. Poesía alternativa española.
Editado por Baile del Sol

Sigue leyendo...