Cuando el silencio me ahoga, enciendo la radio y me llegan de un planeta lejano voces que apenas comprendo: ese mundo tiene su tiempo, sus horas, sus leyes, su lenguaje, preocupaciones, diversiones que me son radicalmente extraños.
Simone de Beauvoir.







"Empareja-dos" suena a título de telecomedia.

A mí también me escuece y es en la válvula, me volvería inmaterial tú
Sabes de la apariencia de los escudos, viste armas en alguna guerra, te
Apostarías la cabeza a que aún andando en
círculos concéntricos
encontrarías
tu casa.

Quien sabe, una tarde cualquiera puedes atropellar con tu ruido de
Cisternas el cabello que arde siempre, sinuoso y a la espera
De un dedo entrelazado o qué sé yo, una tormenta de
Uñas, la visión perfecta yo llevaba una falda negra y corta
Era verano y me senté con mucho aire a liar un cigarrillo las nalgas
Ya llenas de tierra estabas allí con la copa en la mano en la otra
Mano estaba yo
y quién sabe vendrás y mientras expiro a desollar y
Apretar un nudo ridículo que se tensa en la vértebra
un crepitar ahogado de muchachas
En el parque, un verbo en pretérito, lo que se vierte en el
Espacio vacío.

A mí también me escuece y es en la arteria, podría acosarte con recuerdos
No tan lejanos, invadir el aire mi burbuja atizando las ventanas y las puertas
Las cerraduras vibrando como motores de espanto, una sucesión de idiomas con los
Que untar de letra lo que permanece hundido en esta
grieta de aire me recorre, te cobras el espasmo con huir sólo un poco,
El espasmo es en mí
La apariencia de una señorita que sabe lo que hace y un
Temor que le es impropio a esta edad revienta como si estuviera en una atracción pesada
de
Feria, girando tortuosa en los años
setenta,

por ejemplo

el padre sostiene la mano
De la niña
sobre el pony.

Lo que tenía en las manos al principio
pulverizado y traído de nuevo como una droga exótica, sintetizada
en el laboratorio hígado,exhalar el silbido la carne romperse así
como se rompe una sustancia blanda con un chasquido de labios,
mientras desde las fotografías todos te miran:

Estamos escarmentados
por donde pisas no vuelve
A crecer
La hierba.

Todo lo que está mal. Impresiones del desbordamiento.

Subarrendar los dedos, andaba por aquí, estremecida quién sabe
qué tiempo hará mañana y si traerse los nudillos políglotas y sucios
de tantas paredes y tan bastardas. Quisiera hacer un poema
tan triste que no pudieras evitar llorar, entiendes. Que te sacaras del pecho
la víscera y la pusieras sobre la mesa. Desmerecer mis llamadas es cosa
de tontos, el amor no se sustenta ya, tendría que hacer más cosas, lanzarme
al lesbianismo promiscuidad emocional,
qué se yo viajar a Bolivia de una vez por todas, claro que aquí
no iba a quedarme, ayer por la noche se me hacía pesado, pensar en levantarme
hoy habiendo
perdido tu amor, habiendo roto el hielo con una paja, qué se yo, a veces
soy necia y oscura, con mucha sombra dicen algunos, curtida en el amor qué gracia
(aquello, sabes, no era amor)
el caso es que he soportado la habitación con pestillos y la caída libre, golpes y
venganza, sangre y cigarrillos quemando la piel, pesadillas y violencia, he visto como
arrancaban una ventana (sí, una ventana) de cuajo y la estrellaban contra una pared
el cristal estallando luego bajo las suelas de las zapatillas, cristales después de meses, en
cualquier parte, y he llamado al ciento doce para evitar una agresión y he sido agredida
y vilmente tratada vapuleada hasta la extenuación y he vapuleado y sangrado y hecho
sangrar y he querido vengarme y morirme y matar y de todas formas aquí sigo, sé que
todo eso está mal. Para mí ya pasó, no sé, le puede pasar a cualquiera, uno cree que alguien
que vive así no tiene voluntad o mejor se la han robado. Autolesión y límites, todo bajo el mismo
techo.

En posición erguida y fumando un cigarrillo bajo un árbol veo pasar a toda ésta gente
y no veo nada, el dolor está dentro, uno mordería sus entrañas para librarse de él, como un animal
tanteando al enemigo, atacando al enemigo.

Una vez escribí que sólo soy una pobre chica perdida, y la verdad es que no recuerdo lo que era
entonces pero ahora sé que hay una parte de mi muy valiente y decidida,
a saltarse todas las normas
a recomponer lo que está roto, a pegarse con cualquiera.

Si ustedes viajan en la extenuación y el aire que no pasa, si sienten que de pronto
han movido su suelo bajo los pies y pueden aún así mantener cierta cordura, esperar
cosas buenas de la vida, no intentar suicidarse entonces,
vivirán para siempre.

Es un poema de esperanza, en serio.

Aunque me vuelva a casa
habiendo perdido tu amor
como Kerouac

y escriba
este
libro.

Mierda en bote

La conciencia de las tripas, tienes el susurro apresado, y lo lanzas así
con fuerza en el oído muerto, mi sangre tan espesa (demasiado hierro) y
gritos y la paciencia sedada
éstas piedras en la espalda, el tiro del médico con el palo
de golf, un viaje que se desenvuelve, en rojo y guantes de látex que yo
usaba para amarte, amor, por entonces la caída no estaba aún escrita y correr para salvarse
contra una pantalla era todo lo que teníamos, una apisonadora, fotografías de la
infancia, el límite rozando la expresión de la cara.

No hay método para librarse del brusco envite de la tarde, sucede los
domingos, comer y comer beber refrescos, no salir de casa resistir ésta resaca
traerse recuerdos dolorosos como pinzas, accidentes sin luces teléfonos que no
vas a coger.

El padre que estallaba en la defensa de la jovencita gorda, con el zapato aquel marrón
que rompió Raúl en el patio, el insulto y la defensa, nada serio, nada sirve,
las ocho menos cuarto sobre el sofá, qué cantas que lo haces tan despacio,
qué esperas encontrar tras la puerta si no la evolución de tu estatura, la fecha junto
a la raya. Que te roben la ceniza de un amigo muerto.

Olvidar fragmentos de telas, llorar sobre un círculo, creer en el fuego artificial,
saber que hoy es no sé qué día de Mayo, esperar que vuelvas y como al principio,
volver también sudando la mano agarrando a la niña
la de las buenas intenciones, gorda, fea, estúpida para el
mundo, dónde quedó la joven estrella el amor un globo de risas, ensueño duradero
si sólo quería
estimular un universo, crearlo de nada, organizar eventos deliciosos donde
descargar las flores y la sangría, al final

un acierto.

Sueño de una noche de primavera

En el principio del equilibrio y optima utilización de los
recursos, que comí de tu boca ayer otra vez y derramado aquello
en las ingles, esa sí que es una buena postura para estar bien
adentro, así es fácil creer en la eternidad y las pisadas calientes, echarse
éstas manos a la cabeza, suplicar una vez más

una vez más
mon amour

Es el mantenimiento de lo brillante, de lo que se transforma y
engullido por el lunes derrocha mierda y fantasías bárbaras
inventos para perpetuar la ignorancia.

Y
a veces por la noche (tengo el sueño ligero y cabrón) me
despierto y te miro, miro tu cabello y tus hombros. Casi siempre
me das
la espalda. Es curioso, cuando uno duerme no hay amantes sólo
perfectas ganas de invadir la cama vencer al contrario
monopolizar
las mantas.

Día laborable.

cuando conduzco por las autopistas veo el alma de
mi ciudad y es fea, fea, fea: los vivos han
estrangulado
su
corazón.

Charles Bukowski



Yo ya sé que siempre ha habido gente que sufre
Gente que tiene
Trabajos de mierda
quiero decir, sé que
hoy
por
hoy
hay personas que los tienen,
tienen
Esos
Trabajos de mierda:
Sujetando señales de tráfico, subiéndose a andamios
o soldando cosas
en fin
pasando calor sudando mucho
Y frío
viendo engordar al patrón sin tener
apenas tiempo ni ganas para hacer
el amor o salir al cine.

Y yo ya sé que tengo un buen trabajo me lo
repite
Mi padre
Mi madre
Mi hermano
Mi novio
Mis amigos
Mis vecinas

Yo misma me lo
repito
me lo
repito.

De todas formas es bastante siniestro.
Cada día soy más
hija de puta.

También cada día estoy
más
triste.

Repito lo mismo cada hora muchas veces
Dígame su nombre
Fecha de nacimiento
- imprimir -
Firme aquí.

Odio a todas las chicas, casi todos los chicos me parecen
Seres nefastos y por lo general no sonrío aunque a veces
hago alguna excepción.

Pero es que veréis, toda la gente
no importa el sexo o la edad pone ESA cara de expectación.
Se agolpan en la puerta del despacho, muchas veces no
hacen lo que tienen que hacer, aunque vengan aquí cada tres
meses
siguen cometiendo los mismos errores, preguntando las
Mismas cosas. A ellos les da igual , como digo vienen
Cada tres meses pero yo
Estoy aquí todos los días
Y es siempre lo mismo. Ponen esa cara, la cabeza como un
cilindro girando sobre si y bueno a veces alguien me hace gracia
o me gusta, normalmente chicos.
O chicas naturales que hay muy pocas.
O alguna que dice que puede estar embarazada y pregunta
si puede hacer ésto y yo le digo que no, claro, ante la duda,
no.
Y pienso que ella sólo tiene ganas de decir que
puede ser que esté

Embarazada.

Quiere decírselo a TODO EL MUNDO.

Y los productos marca TOUS
No sabéis cuántas mujeres llevan carteras de Tous.
Lo sé porque aquí las sacan para extraer el documento
Nacional de identidad o similar
Y tienen
esos ositos horribles dibujados.
¿Es sexy Tous?
¿Qué nos enseña?
¿Dice de tí que eres elegante y ALGUIEN ESPECIAL?

Quiero decir, yo no es que me meta con la masa de
Gente porque sí, no es tampoco que quiera hacer una especie de poesía
Social ni nada parecido se trata de un asco
Profundo por todo aquello que tiene que ver con lo
Aburrido y predecible que parece ser todo aquí, lo
Aburrido y predecible que me resulta a mí.

Los ojos de esas personas son ojos de pez y
Miran distraidos cualquier cosa que les eches
Y hablan de series de moda y se estructuran
En niveles de decencia que poco tienen que ver con la
Decencia. Y en niveles de elegancia que poco tienen que ver
Con la elegancia.

En definitiva supongo que me he cansado de ésto.
Cuatro años aquí empiezan a ser demasiados.
Una tiene sus límites, necesidad de avanzar de perseguir
Un sueño de doblegar
Este presente necio y cabal con sus casillas que marcar
Y sus pedacitos de gloria absurda.

Una tiene necesidad de enriquecer su alma, creación, arte
Y riesgo, buscar una salida a toda esta mediocridad que
También
A mi
Me empapa, es complicado escaparse del miedo y de
Las bragas y vi el fin de un siglo y sigo viendo a esas señoras que
picotean la comida con sus bocas de carmín y que
se pelean por un obsequio que vale veinte duros de mierda.
Pequeños trofeos, sentirse especial, sacar algo gratis.
Ser solidario al mismo tiempo que eres en realidad un
capullo.

Y sí, amigos, ya sé que podría estar
picando piedra en una cantera o de cajera en un
Supermercado trabajando mucho y cobrando poco
Y sé que podría en fin
Estar peor no tener tiempo para escribir
Estos poemas
pero de todas maneras
Eso no me preocupa ni me conforta.

Quiero volar y entre las hojas, mirar al cielo convertirme
en una dama accesible a la belleza
rodar calle abajo contigo, subidos a la espuma.

El que me cabrean casi todos los demás lo saben
algunos
es cosa de mi mal carácter pero cómo podría ser
Afable
Si todas tienen carteras de Tous
que esconderán con suerte si llegan a
leer
este poema
Si todos tienen los ojos abiertos como ataúdes.
Y cenan viendo la tele.

Viéndola de verdad, ¿entiendes?

Resistiré

No habrá aleación en las manos que metálicas colisionarán

bajo las sábanas, eso debió pensar la bruja de

la protectora de animales, cuando me vió llorando

allí, con el rimel corrido y como en una película de

Almodóvar.


A mí Marisol siempre me dijo que yo tenía

cosas así


Cosas de película del director manchego, podía

ponerme a llorar o saltar desde dentro de un agujero

cogiendo impulso, con algo en la mano a modo de

micrófono, y empezar a entonar esta noche hay una

fiesta, vamos todos a la

jodida fiesta

con un entusiasmo y una dedicación increíbles mientras
la maleza me arañaba las piernas haciéndome

sangre

y

después

estaba lo de mis amigos maricas, más que nada hermosos

que pululaban por la casa en albornoz y hacían

comidas deliciosas aunque después se marcharan

pronto y
mal

por aquella o cualquier cosa.

Y al llegar a la protectora de animales, con el sol
y el correspondiente
sudor
haciendo resbalar las gafas y con
todos esos
perros
mirándome,

expectantes como monjas de clausura jóvenes
y abandonadas

me eché a llorar y

la bruja de la protectora asomó su enorme nariz
por la puerta

era mala y yo era ella a veces por las mañanas

en el trabajo, una especie de bicho siniestro

que desafía con la mirada a batalla campal y muerte

alguien que sencillamente quiere joderte

no tiene otra cosa que hacer quiere vengarse de tí porque

su trabajo

es una mierda y quiere

irse a casa
.


Yo conseguí lo que quería pero me fui después

en mi coche

odiándola y diciendo en voz alta

jódete, jódete

mientras en cadena dial o algo peor

ponían

resistiré, para seguir viviendo

me volveré, de acero para

endurecer la piel...

Y sin ser Cruella de Vil.

Lo tienes en las manos, Marta. Qué jodida eres.
Saben, no hay canciones cuando uno se pone a odiar al otro, no hay banda sonora.. Fue de pronto, no sé. Una noche, al mirarnos.
Habla por ti, Marta.
Una noche al mirarle. Estaba ahí dormido. Odio venirme al tópico pero es que es así. La vida está llena de ellos. Un día te despiertas, te estás lavando los dientes frente al espejo y la luz de la bombilla hace que aparezca ante ti la verdad. Años, rojeces y lunes, todos parecidos. Te ahuecas el pelo, te pintas los labios.
Vuelvo a lo mío. Fue así, lo más fácil. Se durmió con el libro encima. Le miré y supe que todo había acabado. Nada, ningún camino hasta llegar allí. En serio. Esto suena raro pero es la verdad. Ningún detalle, nada distinto. Sólo eso, de pronto nada. Eso fue lo peor. Me senté en la cama y encendí un cigarrillo. Le miré con las piernas enroscadas, me desplacé desde la cama hasta la moqueta y sencillamente me quedé ahí hasta apurar el cigarro, con mala cara. No sé, debía tenerla. Nunca he sido muy guapa y tampoco muy lista. Joder, pero soy un ser vivo. Baste con eso. Con mala cara y deudas, pocos amigos y poco por delante. Siempre lo justo. Que él se enamorara de mi fue siempre algo sorprendente. Un tipo culto, con carrera. Con cientos de proyectos en marcha. Con aficiones como tocar la guitarra, pintar y hacer viajes con sólo una mochila y algo de dinero. Guapito, un tío cachas. Intelectual, nada cínico. Una perla. Oye. Estas cosas pasan así, el amor es así. Siempre me lo decía mi madre, eso lo dicen todas. Si eres feo tu madre te dirá que en el amor esas cosas importan bien poco en realidad, y no la crees pero al cabo de los años te das cuenta de que tiene razón. Las madres son así, están llenas de razones que la razón desconoce. Te llenan la vida de ropa limpia y te empujan a dar saltitos al vacío confiando en que la vida no ha de ser tan puta como para llevarnos a la soledad o al fracaso.
Ese rollo. Son así, no se preguntan si eres el mejor, sencillamente, lo eres.
Así que le miré y empecé a pensar en cómo llevarme todas mis cosas. Los libros y la ropa. Y todos los objetos pequeños e inútiles que cargamos como burros de un sitio a otro, esas cosas que nos confirman cierto paso por la vida, por algunos lugares, por algunas personas. Cómo llevármelo todo o no llevármelo.
Yo estaba ahí y no sentia rencor ni miedo, sólo un vacío preciso, esas cosas son las que hacen del ser humano esa cosa imprevisible, algo sin contenido ni aversión. Sólo una pequeña grieta por la que uno sabe que va a acabar cayendo todo. Hagas lo que hagas. Un vórtice de fuerza.
Yo normalmente he ignorado siempre estas cosas. Uno tiene que saber que la vida tiene más. Lo cotidiano alcanza la cima de lo ridiculo cuando ha perdido del todo el sentido. Y de entrada no lo tiene. Lo que a mi me hace persistir es cierto ambiente de film. Una suerte de película interesante. Melodrama poco práctico, basado todo en hechos reales. El ambiente adecuado, las palabras justas. Últimamente cuando hablamos me parece tener un guión fluyendo por mi garganta. Un guión poco inteligente, tal vez.
Un guión nada práctico, es posible.
Así que ahora le miro abrir los ojos y fijar la vista en mi, que estoy ahí delante, con cara de pasmo. Poco puede hacer, el pobre.
Pero él todavía no lo sabe.

Palabras que no nos gustan.

Dicotomía. Realidad. Arritmia. Procesar. Ajenjo. Raquítica. Enclenque. Bótox. Enjundia. Idiosincrasia. Hiperventilar. Colación. Miedo, ansiedad, lexatín, bajón, sola, gorda, siempre, otra. Madrastra, hijastro, mujerzuela, epíteto, bofe, cachicamo, sarro. Reglosa. Hermenéutica, Diacrónico y sincrónico, epocal, epistémico/ca. Padre, Madre, Pescado. Instruir, pollito, anémona, libertinaje, zozobra. Pretension, desproposito,recelo, celos, posesión, cargo, despedidga, grande, dependencia, soledad, menosprecio, descompás, murmullo, barullo, .....ismo. Referente. Hagiografía. Solidario. Válido. Implementar. Proyecto. Orgánico. Felicidad. Zote. Crematístico. Cuchipanda. desilusion, desamor, rutina, hipocresia, maltrato, ansiedad, depresion, vacio, muchedumbre, hambre,























Dime tus palabras odiadas pinchando aquí, voy añadiendo las que me enviais.































































































































Seguidores

Pills (Fácil) Poemas de la última semana en casa.

Pills (Fácil) Poemas de la última semana en casa.
Editado por Baile del Sol.

Libro de Voyeur

Libro de Voyeur
Ediciones del Viento, 2010

¿Qué nos han hecho?

¿Qué nos han hecho?
IslaVaria, 2007

Hank Over (Un homenaje a Charles Bukowski)

Hank Over (Un homenaje a Charles Bukowski)
Editado por Caballo de Troya, 37 autores.

23 Pandoras. Poesía alternativa española.

23 Pandoras. Poesía alternativa española.
Editado por Baile del Sol

Sigue leyendo...