Cuando el silencio me ahoga, enciendo la radio y me llegan de un planeta lejano voces que apenas comprendo: ese mundo tiene su tiempo, sus horas, sus leyes, su lenguaje, preocupaciones, diversiones que me son radicalmente extraños.
Simone de Beauvoir.







Despedida

Háblame, yo estaré esperando.
Será cuando todo esto haya pasado y camines delgado
cerca de alguna preciosa chica de pantys rotos.
Supongo que yo estaré sentada en algún bar
con el pelo recogido en una goma negra
y escribiendo o leyendo
puede que, la verdad
simplemente esté mirando al vacío, y bebiendo una cerveza
Creo que para entonces yo también estaré delgada
es posible que con una intensa vida sexual, ajetreadas noches de viernes
y millones de amigos al teléfono.
Háblame, yo estaré esperando.
No habrá entonces todo este montón de cosas inmóviles entre nosotros.
La televisión, la perra, el viento que arde en poniente, los pelos del baño,
la insaciable provocación violenta a la que nos sometemos,
el rencor sordo, la ira ciega, el deseo mudo.
Ni la sordidez de emparejarnos para siempre
ni mi sueño con otro lugar con otro hombre en otra época.
Ni tu sueño con este lugar esta mujer y en esta misma época.
Puede que entonces, con cierta luz que nos embellezca
con un poco de hachís para nublarnos la vista
con un poco de miedo que nos impida decir según que cosas
y con la vergüenza que da que pase el tiempo.
Puede, solo digo que
es posible
podamos hablar. No sé
del tiempo, de los animales abandonados, de nuestra propia suerte
y todo
sin afilar las garras.
pero
quien
sabe.

siento esta avalancha de rimel resbalando
no suelo llorar pero con el maquillaje
y teniendo que amortizar todo este dineral en copas
es como si me pusieran
algo dentro del ojo, un dolor,
un sabotaje apresurado mientras meo en el bater
habiéndome embutido ridículamente en una falda de los
veinte años
como si me pusieran
algo dentro
ajeno, rojo
y tengo que borrarlo todo

Los hombres se han besado tras escuchar las canciones dulces
Esas rancheras los impresionaban de niños.
Sus barbas se mezclan y casi sin doblar el cuello
Sus bocas se alcanzan y estalla cierto amor, gaseoso y perfecto
En los ojos y en las manos enlazadas
Quisiera estar en otra parte convertirme en mata hari
Acabar con esto.
Tener aquello, un poco.

No he sido más que polvo sobre polvo y no he sido más que un polvo

No he sido más que sangre y más sangre acurrucada frente al televisor en una casa vieja
Comiendo telediarios.

No he sido más que virutas en tus uñas y más virutas pequeño ADN místico fugaz famélico.

No he sido más que liendre acabada en un cabello aniquilada por una madre furiosa.
Y un accidente cerebro vascular y una pesada carga y un ladrillo amenazante.

No he sido más que estornudo y lanza, y danza imprecisa, drogada, absurda
Maquinando y malgastando planes acodada en una barra o impregnando con barra de labios la boca

No he sido más que un punto rojo y que respira, no he hecho más que inhalar exhalar
Compulsivamente. Certeramente.

No he sido más que una joya pulverizada en una concha, demolida.
Descalza, pura a veces, a veces casta, siempre inútil.

No he sido más que jirones no he sido más que carne sobre carne
y no he sido más que tu carne.

Alguna vez.

"Lo más extraño que puede sucederme es lo contrario a lo que me sucede"

Perdiendo ante la moda
Perdiendo ante la piedra
Perdiendo ante el avión
Perdiendo a manos llenas
Perdiendo perversamente
Perdiendo atravesada
Perdiendo huyendo
Perdiendo pidiendo
Perdiendo el cuerpo
Perdiendo ante la mosca
Perdiendo ante el libro
Perdiendo jodiendo
Perdiendo al teléfono
Perdiendo entre manos
Perdiendo sobre sábanas
Perdiendo sobre aceite
Perdiendo en color
Perdiendo entre indios
Perdiendo a trazos
Perdiendo a trozos
………………Los labios
……………………….Los ojos
…………………………………..Las caderas
……………………………………………La cabeza.
Perdiendo por ellas
Perdiendo por ellos
Perdiendo en la escalada
Perdiendo mirando
Perdiendo acabando
Perdiendo girando
Perdiendo entre travestis
Perdiendo sin cocaína
Perdiendo embravecida
Perdiendo en la batalla
…………………En la tormenta
………………………..En la quietud perfecta
………………………………………….De un cabello blanco
………………………………………………..........Que perdió y sobre
………………………………………………..........mi almohada.
Perdiendo.
Perdiendo ante
Ti
Perdiendo
Y soñando con tal vez
…………..Alguna vez
Ganar.

Está tan caliente el explorador, esta noche
ha venido a visitarme, está caliente y ha destapado
la caja de pandora ha traido estos vientos
arrogantes estas caricias sucias de enojo
bastardas de vacío cubiertas de tristeza.
Está tan caliente el explorador, esta noche
es pequeño y descompuesto ha mirado mi
denuncia ha calibrado con las manos la
desgracia que habría de venir y ha avivado
la huella que incita a inviernos y honorarios.
Págueme con formas y modos, págueme con levante
y soldaduras
págueme con afrentas y créame.
El señor explorador
esta noche
está
caliente.

Toda la vida peleando a la contra

Este club selecto cercena manos
y redondeles.
Mi precaución y reserva no puede ser
mencionada parece que de seguir con la
cintura así estrechándose y de seguir
con todas las notificaciones y emplazamientos
con enemistades y moliendo estos cimientos que
se lamentan
parece que así uno va a empezar a culminar
algo que va a seguir corriendo hasta la meta
que va a suceder algo inmediato y fantástico
que le librará de la mediocridad y las
convocatorias oficiales
pero
luego
están
estas correas
y las manos quietas
ocultando secretos sentimentales
bebiendo de cierta sociedad que se baña
en perífrasis y perímetros de circo.
Por lo demás
vivimos en lo apagado y lo particular
quemamos las velas vamos al cine
criticamos tal o cual película,
yo
me burlo de las citaciones y de
septiembre
me burlo y me cuelgo
cualquier cosa
en fin
es suficiente para sentir que de
todos
modos
no
estoy
trabajando.

Sudar, sudar.
El local es pequeño y sucio. Cada día algo diferente, eso es lo bueno. Pero el local es pequeño, húmedo, caliente y sucio. Las baldosas no brillan. Tú no brillas. Las sillas están rotas, las mesas llenas de mierda... Tú tampoco brillas. El aire es denso y la tarde invita a recogerse el pelo y salir a esquivar autobuses. SALIR A ESQUIVAR LO QUE SEA. Sólo por el placer de ESQUIVAR.

Es por todos sabido que la comida
china
no puede guardarse de un día para otro.
Fumo.
Espero.
Traéte las cosas de una vez.
Tráelas.

El promedio no me importa.
Yo limpiaba mientras la televisión
escupía programas del corazón
como quien escupe sangre.
Después puse a Los Romeos

haremos el amor, haremos el amor
amor


Bebí y fumé lo justo para
entrar en un estado de relajación
ambigua y plácida.
Al mismo tiempo extendí la ropa
al sol, y espié a los vecinos
todo
sosegado
calmo
cálido.

si quieres mi cara golpear
puede que así me guste más


No quiero esta paciencia
no quiero estas llaves
no quiero esta linterna
ni a estas aves entrando
ni esa ropa que olvidas
ni la caja
ni el dibujo
no quiero esta paciencia
no
quiero
más que
que.

El corazón es esta cerilla un arma cansada a veces
de tanto esperar y mutilado o enfermo puede pasear
esas letras arriba y abajo aún así pese al solsticio puede
escupir esos temblores y revolver el estómago HAY QUE TENER
estómago también.

Para amar.

Porque tienes temperatura, di las gracias
Porque existes y no eres una cosa muerta
O un hechizo nauseabundo de bruja primeriza
O un temblor fugaz en tienda de campaña
O una sonrisa al otro lado de la roca
Di las gracias, no sé, quise sonreír
Fue precioso el pensar que tenías
Eso
Ya sabes
Temperatura
Que existías
Y que
Estabas
Precisamente
Ahí.

Ella hizo alusión a alguna prenda de dormir
Mientras él chupaba un caramelo de hierbas relajantes.
Ella tenía cuarenta y seis, ya no podía ser madre
(Según sus propias palabras.)
Y ante esto él dijo:
- no me des detalles escatológicos.
Y el joven marica comía jamón
Y la médico no dejaba de hablar y su voz
Me estallaba en la cabeza con confeti.
Y esta mañana, con todo esto que veo veo veo
Quisiera volver
A la cama
A la cama.
Contigo.
O sin ti.
Pero a la cama.

Por la mañana todo es tan blanco...

En casa estamos ansiosos, parece que cualquier día
el bosque se va a poner
a delirar y a traer
pájaros
desconocidos

Juan Manuel está todo tiempo andando por la calle
calle arriba, calle abajo, le duele la cabeza y
fuma.
Hoy no ha tenido que ir a
la gasolinera.
Parece que el bosque escupirá
aves implacables
como objetos lanzados sin dirección
(uno ya sabe cuándo se arrojan y cómo)

Yo tomé café y también ando con los ojos muy abiertos
pretendía ayudarme de alguna pastilla para pasar
mejor el día, poder llevar este número sublime
poder
llevarlo
ahí.

El párpado se hincha con la picadura, estoy en la huerta
se levantan las manos al cielo y he oído existe
la creencia de que se puede
alcanzar la gloria matutina de un despertador
la gracia impasible de un cobrador disfrazado
el encanto de una diva muerta.

Juan Manuel tiene miedo a veces
uno cree que la cabeza va a fracasar, y después
está
la ubicación del sentido de las cosas,
la nariz que esta vez gotea agua y no sangre.

Mirando así hacia el bosque que va a expeler
esos bichos sin nombre
pienso que
los relojes digitales deberían estar prohibidos
y las camisetas con propaganda de empresas en azul
las gafas de sol con pretensiones
las máquinas para fichar a tu hora

Matarías por saber que el bosque va a delirar y a traer
estos animales de existencia vaga, y a qué hora
por si saber si el día mortificará
la risa arrancando esos dientes.

El amor como un vehículo industrial
como una bombona pesada y negra puesta junto a una
anciana que ya no sabe no puede no quiere
respirar.

Respirar es valiente
Respirar es lo más valiente.
Ciertos zapatos en ciertas cajas
Todos estamos un poco ansiosos hoy, en casa
enfrentamos
pasillos
cuerdas
relaciones
trabajos
asfalto

Mirar por la ventana adquiere tintes dramáticos
ducharse en soledad es lo más parecido a un naufragio.
Todo parece sacado de una película muda
pierdo oído
nunca se me dio bien esto pero pese a todo puedo
hacerlo
mejor
cada vez.

El bosque trama animales.
Tú también te das cuenta.

De quién es esa silueta

Hubo un tiempo en que mis únicas pasiones eran la pobreza
y la lluvia

A. Gamoneda



Dicen que mañana va a cambiar el tiempo
Esquematizado y aéreo tal vez
Rápido y femoral como la arteria
Esclerótico y sangrante
Con sus relojitos sus temperaturas
El tiempo
Está
Cambiando.

Dentro tengo la vieja escalera que redunda en
Las esquinas de mi sucio y bastardo cuerpo
Con sus cicatrices y sus vejigas
sus hígados sus venas sus
Pequeños dolores su funcionalidad su
Hastío.
Dentro tengo la regadera con la que
empapamos la tierra
de aquellos geranios recién plantados
En la casita, mi abuelo estaba en cuclillas para
Tener su cara a la altura de la mía
y el agua salía tan fresca
Nunca conocí algo tan fresco nunca nada podría
Ya superar aquel momento con
El agua durmiendo la yema de mis dedos
Con el agua tiritando en el empeine
Encharcando aquellas sandalias de plástico
De pescador
Azules.

Dicen que mañana va a cambiar el tiempo
Pesado y burocrático tal vez
Gimoteador y salvaje, como un cachorro en la selva
Cómico y bucólico, repugnante
Hostil.
Mañana
Lo hará.
Todos lo saben
Va a cambiar
El tiempo.

Recuento y plantas en el jardín artificial

Está el reflejo presuroso y esquivo en el cristal ahumado
te ves de blanco hay jazz en el hilo musical
hay plantas artificiales que brillan con
el brillo que precede al más puro polvo.
has jurado al lunes que te ducharás mañana has
jurado al lunes que no pondrás en blanco
los ojos que no gritarás por teléfono que no
pensarás que todo va a romperse que podrás
mantener la calma y enfrentar estos pómulos y
esta sangría. Has jurado al lunes el amor te acercas
es como un
mostrador con todos esos trípticos que abres y luego
no sabes
como cerrar.
Tienes esa maleta y esos versos, la nada es un
bolígrafo Bic, la pereza se multiplica con cada
vestido que te pruebas, quieres estar
tan guapa para él tan guapa, y bebes café y
nunca es suficiente nada a las cuatro puede
ya
mantenerte despierta, ves al administrador que
pasea con chaqueta y a la secretaria con su
traje estampado capaz de conjurar al estrabismo
más radical, el aire en botella sería más
práctico
te acuerdas de Mariano de cierta insolencia de
la facilidad amarilla para escupir muestras
de dulzor, y te acuerdas de Jose y siempre no sabes
por qué ves su espalda en la cama siempre
te daba la espalda nunca una espalda ha sido tan
enorme en tu vida aquella se convertía en un muro
un muro, ladrillo rojo y áspero, con todos esos
agujeritos, por ellos escapabas hasta la pared.
De la pared al ansiolítico del ansiolítico
a una calma absurda y plana.
Después saltó al vacío y no se mató pero
algo murió en ti ALGO murió todavía
no sabes qué
pero MURIÓ
el mismo pájaro azul, la misma luz
el propio paso delicado sobre la arena cierta
quietud
murió.
Sí, cierta
quietud.
Ahora tienes una forma permanente un ladrido
en el pecho. Una estación de ferrocarril
funcionando toda la noche,
la precisa magnitud de una tragedia.
Puedes medirla, puedes calibrar
el peso de un muerto sobre la espalda.

Eso parece demasiado.

Los labios rojos, este pintalabios se está
acabando, unos pendientes que son el
esqueleto
de pez con ónix incrustado y
sonries ves tus dientes reflejados
en el cristal ahumado sigues viendo al
administrador hablando por el móvil
a un abuelo con las piernas arqueadas y
a la secretaria de vestido-lesión.
Después te giras y por la ventana entra el
calor de la tarde una brisa pequeña producida
por el aleteo de un insecto
un abogado con

- camisa a cuadros
- gafas
- gomina
- anillo de casado
- mocasines

firma esos papeles y te da las gracias.

Y cuando pienso en ti
pienso en

- bicicletas
- piel
- tratados y mensajes
- ecuaciones y libros
- rodamientos y escaleras
- palabras y comida
- leche sobre la sábana
- semen en mi barriga
- leche en mi vagina
- semen en la cara
- leche en la boca
- semen

y sonrisas

- pequeños hijos
- tú dando un derechazo

- aire
- aire
- aire
- tierra

- suelos que habremos de pisar

juntos.

The Deep Devotion

1.

Eran tan atractivas aquellas chicas que venían
se habían duchado para la ocasión y parecían sanas
e inteligentes.
Yo a veces de verdad lo digo con el corazón
en un puño
quería morirme
sólo era una mujer

que (aún hoy) quiere volar con halcones

vivir intensamente el verano entre los sauces.

Eran tan atractivas aquellas chicas que venían
tan educadas y tenían sus carteras ordenadas
incluso tenían
fundas para las gafas de sol
pero
después yo veía
cuando las hacía estampar su rúbrica en las fichas
de datos que
tenían unas firmas
de mierda.
Garabatos poco lúcidos, descompensados en sus líneas
ininteligibles pero no por ello elegantes.
Más bien sosas
sus firmas
Poco cultivadas, poco ensayadas.
Unas firmas
de mierda, para
entendernos.


Por lo que sea, yo me sentía
mejor.



2.

(Pese a todo un poema de amor)

Voy bajando las escaleras, llevo esta pinta
ridícula, el uniforme del trabajo este pijama
blanco
sanitario
me he hecho una coleta tenía el pelo
enredado demasiado para un público
desconocido y con tendencia a juzgar
y
lapidar.
Qué importa.
VOY BAJANDO
me pongo la mano ahí,
huele todo a nosotros, cariño, todo
huele
a nosotros.
Al llegar me cruzo con el chico del cabello
largo que NUNCA NUNCA
me mira a los ojos.

Una mujer de cuarenta y dos años con los pechos enormes
que se sienta enfrente de mi no sabe
de lo que hablo cuando hablo de amor, otra me dice
que tengo suerte que estás "bien colocado"
por el trabajo de abogado mientras yo pienso en otro tipo
de colocación y me rio abiertamente.
También me pregunta si ya conocí a tus padres
o si hemos pensado en vivir juntos
Otros me dicen que no llegará a nada, que nada nunca
llega a ninguna parte
yo sonrío y miro el teléfono y tecleo duramente
esperando que la tarde sea floja, que no vengan
muchos donantes
que no vengan mujeres mayores que se
parezcan a mi dentro de veinte años
que no venga nadie que me dejen
todos en paz mientras huelo mis dedos
y pienso en ti y en los castillos que se derrumban
y lo costoso de reconstruirlos
lo costoso
lo aburrido
lo gris
de reconstruir algo que
nunca volverá a ser
igual.


3.

Tengo suerte, son ya
las siete menos veinte.
Queda poco para salir de aquí.
Vienen esas chicas, siguen viniendo
una detrás de otra, a veces
en grupo.
(eso es ya demasiado)
A las seven (cómo él dice) viene un amigo
del instituto que es profesor de
japonés experto en manga
y vive por aquí.

Tal vez entonces me sienta
mejor.

Todas estas chicas me hacen sentir que
he perdido
de antemano
la partida.

Él para mi es como un pequeño dios transparente y
Fugaz pasa por mi lado y me penetra
Rápidamente, puede mantener la polla dura
Durante horas, polvo tras polvo y
Mirarme a los ojos a la vez
Y decirme te amo.
Palabras que comprenden nuestro espacio.
Él es el hombre con el que soñaba algunas
Noches cuando volvía a casa sola por
El cauce el río sin temer nunca
Que me pasara nada malo.
Él es el hombre que soñaba en
El ascensor cuando apretaba el botón del séptimo
En los años noventa.
Es el hombre que soñaba cuando daba la espalda
A Jose en la cama y miraba a la pared viendo siempre
Formas en el estucado.
Y cuando me quitaba las bragas y cuando
Me las ponía y cuando me duchaba cerrando los ojos
y cuando
Leía libros junto a la ventana que daba al patio.
Es el hombre que soñaba cuando pensaba en
Bodas y martillos, cuando pensaba en hijos y
Cuando soñaba con una vida nada siniestra.

Con una
Vida.

Sencillamente.

Y ahora está ahí, las suelas de las zapatillas gastadas
porque
No le funcionan los frenos de la bicicleta y
Tiene el cabello rizado no fuma mucho
Por las noches habla en la cama
Casi siempre en la oscuridad
de Céline y
Bukowski, también de EE Cummings y yo estuve a
Punto de hablar de Dylan Thomas y
Edith Södergran
pero estaba
Escuchándole y a veces pasa que siento que podría
Quedarme así
Toda la vida.
Después quiero ponerme a escribir poemas de
Amor escribir sobre todo esto sin que
Suene cursi o trasnochado y al entrar
Esta mañana en una sala, en el trabajo
Olía a café soluble que es como huele su
Aliento por la mañana cuando viene a besarme
Antes de irse a trabajar.
Y me quedé ahí en medio, sin dudas
Con algún objeto inanimado en la mano
Pensando en
Lo mucho que le amo y en escribir
Un poema
que lo diga.
De una vez

Por todas.

Palabras que no nos gustan.

Dicotomía. Realidad. Arritmia. Procesar. Ajenjo. Raquítica. Enclenque. Bótox. Enjundia. Idiosincrasia. Hiperventilar. Colación. Miedo, ansiedad, lexatín, bajón, sola, gorda, siempre, otra. Madrastra, hijastro, mujerzuela, epíteto, bofe, cachicamo, sarro. Reglosa. Hermenéutica, Diacrónico y sincrónico, epocal, epistémico/ca. Padre, Madre, Pescado. Instruir, pollito, anémona, libertinaje, zozobra. Pretension, desproposito,recelo, celos, posesión, cargo, despedidga, grande, dependencia, soledad, menosprecio, descompás, murmullo, barullo, .....ismo. Referente. Hagiografía. Solidario. Válido. Implementar. Proyecto. Orgánico. Felicidad. Zote. Crematístico. Cuchipanda. desilusion, desamor, rutina, hipocresia, maltrato, ansiedad, depresion, vacio, muchedumbre, hambre,























Dime tus palabras odiadas pinchando aquí, voy añadiendo las que me enviais.































































































































Seguidores

Pills (Fácil) Poemas de la última semana en casa.

Pills (Fácil) Poemas de la última semana en casa.
Editado por Baile del Sol.

Libro de Voyeur

Libro de Voyeur
Ediciones del Viento, 2010

¿Qué nos han hecho?

¿Qué nos han hecho?
IslaVaria, 2007

Hank Over (Un homenaje a Charles Bukowski)

Hank Over (Un homenaje a Charles Bukowski)
Editado por Caballo de Troya, 37 autores.

23 Pandoras. Poesía alternativa española.

23 Pandoras. Poesía alternativa española.
Editado por Baile del Sol

Sigue leyendo...